Obligado por su dueño a bailar, un camello comentó:

— ¡ Que cosa ! No sólo carezco de gracia andando, sino que bailando soy peor aun.

 

Usa siempre cada cosa para el propósito con el que fue creado.